La Paz, 15 dic (ABI).- En tiempos de COVID-19, las niñas, niños y adolescentes en América Latina y el Caribe están expuestos a un mayor riesgo de ser víctimas de violencia en el hogar, a la vez que cuentan con menos factores de protección, advierte un documento publicado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Oficina de la Representante Especial del Secretario General sobre Violencia contra la Niñez.

El documento «Violencia contra niños, niñas y adolescentes en tiempos de COVID-19» señala que estimaciones recientes calculan una prevalencia del 55% de agresión física y 48% de agresión psicológica en la crianza en América Latina y el Caribe, según un comunicado de  prensa difundido hoy en el portal de la CEPAL, www.cepal.org.

Según el informe, en el marco de la contención de la pandemia, se redujeron factores de protección y exacerbaron los riesgos de violencia. «De un lado, se constata una menor capacidad de detección de incidentes de violencia debido al aislamiento físico y al cierre de actividades presenciales en instituciones educativas y centros de primera infancia, la reducción en la oferta social de los Estados y la crisis económica que ha impactado el nivel de ingresos en los hogares».

A lo anterior se suma la cobertura limitada de acceso a internet y la brecha generacional en conocimientos sobre entorno digital en los adultos, que limita la labor de adecuado monitoreo y acompañamiento a niñas y niños que hoy pasan más tiempo en línea.

Los factores de riesgo para que niñas, niños y adolescentes sean víctimas de violencia en el hogar se han exacerbado. Entre estos, se resalta el incremento en los reportes de violencia contra la mujer (que tiene una estrecha relación con violencia perpetrada contra niñas, niños y adolescentes), el aumento en el estrés y la ansiedad, el impacto económico en la niñez y adolescencia, el incremento de la actividad en línea tanto de niñas, niños y adolescentes, como de los perpetradores de violencia sexual.

Para abordar la violencia contra niñas, niños y adolescentes, en el marco de la respuesta a la crisis del COVID-19, el documento propone recomendaciones adicionales a las políticas, programas y acciones, como poner a la niñez en el centro de las políticas y planes para la recuperación económica de los países.

Optimizar recursos que permitan atender los casos de violencia contra las mujeres y contra los niños y adolescentes; brindar atención para la salud mental y apoyo psicosocial en forma universal y gratuita para prevenir y atender trastornos de salud mental de los niños y sus familias, asegurar el acceso universal a internet de todos los niños, proteger a la niñez frente a la violencia en línea, difundiendo mensajes sobre el comportamiento seguro y responsable en línea, son algunas medidas que recomiendan en el informe de los organismos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.