El presidente del Comité Interinstitucional, Vicente Cuellar, evitó este martes referirse a la fecha de realización del Censo de Población y Vivienda, ya establecida para el 23 de marzo de 2024, y en cambio afirmó que Santa Cruz ya “consiguió todo lo que buscaba” con el paro indefinido que ya lleva 32 días.

“Yo no quisiera, de repente, referirme al año (del Censo)”, dijo Cuellar al aludir al trabajo de la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados que inició el lunes su trabajo para analizar tres proyectos de ley sobre el Censo.

Dijo que si bien en el cabildo del 13 de noviembre, las preguntas del Comité Pro Santa Cruz ya no hacían mención a la demanda inicial de que la encuesta nacional se efectúe “sí o sí” el año 2023, el cívico Rómulo Calvo aclaró que ese año debía efectuarse la labor censal.

Sin ya defender esa petición, como los hacía hace tiempo, Cuellar se reunió el sábado pasado con los diputados y senadores de Comunidad Ciudadana y Creemos y al final del encuentro anunció que los legisladores cruceños mantendrán “unidad férrea” en demanda del Censo en 2023.

No obstante, en esa reunión, varios legisladores admitieron que la exigencia de realizar el Censo 2023 no es viable, que “se le viene mintiendo a la gente” y que pueden “salir muy mal parados”, según un audio filtrado del encuentro.

“Usted como presidente de la Comisión Interinstitucional (al dirigirse a Cuellar), ¿quién le va a comunicar a la población de que el Censo ya no se puede realizar el 2023?, y que tenemos nomás que aceptar que sea el 2024”, le dice un legislador al también rector de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno.

“Se le viene mintiendo a la gente y sabemos cómo va a ser (el resultado), lo que pasa en política”, aseguró otro legislador en el audio.

Durante la entrevista con Panamericana, el rector de la universidad cruceña admitió que la aprobación de una ley del Censo es “lo último que nos queda”.

“Nuestras esperanzas están cifradas en lo que determine la Comisión de Constitución”, dijo.

En la Comisión de Constitución, cuyo trabajo inició el lunes, se tramitan tres proyectos de ley que tienen en común garantizar la distribución de ingresos y la asignación de escaños a partir de septiembre de 2024; no obstante, el punto en desacuerdo es que mientras la propuesta del MAS-IPSP rarifica la fecha de la encuesta nacional para el 23 de marzo de 2024, las iniciativas de Creemos y Comunidad Ciudadana (CC) retoman la idea de que ese proceso se realice en octubre de 2023.

Pero ya muy al margen de ese debate, para Cuellar “en el fondo creo que Santa Cruz con su sacrificio (del paro), ha logrado conseguir, por lo menos en teoría, hasta el momento, todo lo que buscaba”.

Entre esos logros identificó que se pudo adelantar la entrega de los resultados para septiembre de 2024 y con ello la distribución de los ingresos por coparticipación, que inicialmente el gobierno tenía previsto para el año 2025, pero además que se proceda a la asignación de escaños antes de las elecciones generales del bicentenario.

“Creo que el sacrifico no ha sido en vano, hemos conseguido todo lo que buscábamos”, insistió el rector un tanto resignado sobre la realización de la encuesta en 2024.

De victoria a derrota

Casi en sintonía con Cuellar, el exrector de la universidad cruceña Reymi Ferreira y el excandidato vicepresidencial por CC Gustavo Pedraza indicaron, por separado, que la dirigencia cruceña debe posicionar el éxito del paro indefinido porque logró que los resultados del Censo se apliquen para la redistribución de ingresos en 2024 y para la asignación de escaños en las elecciones de 2025.

“De insistir con las posiciones maximalistas, la victoria se puede convertir en derrota”, alertó Ferreira, respecto de la exigencia de realización del Censo en 2023.

Recordó que hay el compromiso de los tres órganos del Estado respecto de la redistribución de escaños, eso es lo que se ha logrado, y “no reconocerlo es no reconocer el esfuerzo de la gente que se movilizó”.

En tanto, Pedraza dijo que la dirigencia cruceña que lidera el paro “tiene que identificar lo logrado, hacer un balance objetivo y decirle a la gente, partimos de que el Gobierno quería aplicar resultados el 2030, y ahora logramos que sea para 2025, ése es un gran logro”.

“No veo que los líderes regionales estén valorando eso para transmitirle a la gente el mensaje, porque la gente dice no logramos censo en 2023, nos derrotaron, y esas posiciones derrotistas no corresponden”, dijo a Unitel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.