El ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, informó este viernes que la Policía Boliviana capturó a tres sindicados por un feminicidio y complicidad en un asesinato, ambos registrados en el departamento de La Paz.

Según un boletín institucional, Del Castillo indicó que el feminicidio que se registró el 24 de febrero de este año en la comunidad Hirutira, del municipio de Patacamaya, donde una mujer asesinada por su esposo.

La víctima de 54 años murió estrangulada. De acuerdo con las investigaciones, el presunto autor del hecho es su esposo L. M. L, quien fue aprehendido y se encuentra en celdas de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia de la localidad de Sica Sica. El sindicado habría tenido una denuncia anterior por violencia familiar o doméstica.

“La Policía Boliviana, a días de conmemorar el Día de la Mujer, se compromete y se suma a esta campaña internacional Ni Una Menos. No queremos más muertes de mujeres en el país”, manifestó.

Respecto al caso de asesinato, precisó que la víctima de 37 años se habría trasladado el 22 de febrero de este año de Oruro hacia la ciudad de El Alto para la compra de una vagoneta Toyota Provox. Posteriormente su familia perdió todo contacto con él.

Explicó que sus familiares presentaron la denuncia sobre la desaparición al día siguiente en la Policía Boliviana y tras la investigación del caso se encontró el cuerpo de la víctima y el motorizado en la ciudad de El Alto.

“La Policía Boliviana, a través de los equipos de Inteligencia de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, empieza a realizar una georeferenciación del celular móvil de esta persona desaparecida (…) logrando identificar a los asesinos de este joven que en las próximas horas serán presentados. El día de hoy vamos a presentar a los cómplices, dos adultos mayores quienes se habrían prestado a realizar este ilícito”, expresó Del Castillo.

La autoridad estatal detalló que ambos implicados se dedicaban a realizar estafas con la oferta de la vagoneta implicada a bajo costo con tal de cometer delitos y operaban en complicidad con algunos de sus familiares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.