El presidente Luis Arce posesionó al nuevo Alto Mando Militar en un acto realizado en la Casa Grande del Pueblo, donde recomendó a los comandantes que continúen con la reconstrucción de la confianza del pueblo, tras los violentos hechos postelectorales registrados el año pasado.

El mandatario tomó juramento a César Moisés Vallejos Rocha en el cargo de Comandante en Jefe Accidental de las Fuerzas Armadas; Augusto Antonio García Lara, Jefe del Estado Mayor; Miguel del Castillo Quiroga, Comandante General del Ejército de Bolivia; Marcelo Juan Heredia Cuba Comandante General de la Fuerza Aérea Boliviana; y Franz Pablo Baldivieso Oña, Comandante General de la Armada Boliviana.

«Encomendamos hoy al nuevo Mando Militar continuar con este proceso de reconstrucción de la confianza entre nuestras Fuerzas Armadas y el pueblo boliviano», manifestó el mandatario.

En su discurso, el Presidente sostuvo que las fiestas de fin de año «reavivan» la necesidad de paz de los bolivianos y la demanda de justicia. «Hemos escuchado también múltiples pedidos para que el país ingrese en un franco proceso de pacificación, y en un franco proceso de armonía entre todas y todos los bolivianos», añadió.

En ese marco, Arce afirmó que «es imperioso estrechar cada vez más estos lazos, estos puentes, para que el país retorne a esa ansiada pacificación».

Asimismo, demandó a las Fuerzas Armadas que, fieles a la Constitución Política del Estado, no solamente se constituyan en el baluarte de la defensa de los intereses de la patria, sino también que contribuyan, como en años pasados, al desarrollo y al crecimiento del país.

«Era muy importante ver a nuestras Fuerzas Armadas defendiendo la industria, la economía del país en las fronteras, en la lucha contra el contrabando, en la lucha contra el narcotráfico y diversas otras tareas que hemos visto que nuestras Fuerzas Armadas, disciplinada y acuciosamente, realizaban en el pasado. Añoramos esas Fuerzas Armadas comprometidas con el pueblo boliviano», sostuvo.

Por su parte, el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas aseguró que el Alto Mando Militar garantizará «el esclarecimiento de los hechos ocurridos en octubre y noviembre del año pasado, hasta dar con los responsables de tan nefastos actos que enlutaron a la familia boliviana».

«En este sentido de transparencia y compromiso con la patria es que este mando garantiza el esclarecimiento de los hechos ocurridos en octubre y noviembre del año pasado; lo realizaremos sin escatimar trabajo y tiempo, para dar con los responsables de tan nefastos actos que enlutaron a la familia boliviana», agregó,

Entre octubre y noviembre de 2019, Bolivia vivió una ola de violencia que derivó en la salida del gobierno del entonces presidente Evo Morales, y la toma del poder por parte del gobierno de facto de Jeanine Áñez, periodo en el que se registraron las masacres de Sacaba, Cochabamba, y Senkata, en El Alto.

ABI.-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.