En la sesión legislativa departamental en homenaje al aniversario de Oruro y apostando a su vocación minera, el presidente Luis Arce anunció una inversión de $us 345 millones para la instalación de una planta de fundición, refinación y concentrados de zinc y la reactivación de empresas públicas paralizadas en el gobierno de Jeanine Áñez. En solo dos empresas paralizadas se cifró un daño económico de unos Bs 245 millones.

Arce, junto al vicepresidente David Choquehuanca y otras autoridades del Gobierno, participó de la sesión en homenaje a la gesta libertaria. Hizo un repaso de la situación social y económica en la que encontró a Oruro no solo por efectos de la pandemia sino porque Áñez buscó restaurar el Estado colonial-republicano y el modelo neoliberal con “resultados nefastos”.

Una vez asumí el gobierno, dijo, se restableció la vigencia del modelo social comunitario que llevó a Bolivia a niveles de crecimiento inéditos en el pasado y que ahora –sostuvo- de forma lenta pero sostenida va reactivando la economía con una mayor inversión pública en diferentes rubros.

Está en curso y avanza a su segunda fase un proyecto de exploración para la explotación de plata, zinc y plomo, con una inversión pública de Bs 5,5 millones, pero uno de los proyectos con mayor inversión anunciado en la ocasión fue el del levantamiento de una planta de fundición, refinación y concentrados de zinc con una inversión de $us 295 millones y $us 50 millones adicionales para la parte operativa.

“El objetivo de este proyecto es contribuir a la industrialización del sector minero metalúrgico”, explicó y detalló que en Bolivia hay una capacidad de producción de 111.000 toneladas anuales.

Arce informó en la sesión que este año se fortalecerá la inversión pública en Oruro con Bs 774 millones distribuidos en diferentes proyectos, pero además destacó que se reactivarán proyectos y empresas públicas paralizadas en el gobierno de Áñez con fuertes pérdidas económicas como en la planta de cemento.

La empresa de cemento paralizó operaciones por tres meses dañando su horno, lo que representó un daño económico de Bs 243 millones

Los gastos operativos subieron de algo más de Bs 18 millones a Bs 106 millones, lo que derivó en un déficit de Bs 29 millones. “Una empresa en quiebra” que ahora se la está recuperando, dijo.

Otro proyecto “trunco” fue el centro de almacenamiento de cereales de la estatal Emapa, que demandó una inversión de Bs 151 millones. “La capacidad utilizada no pasó el 22% poniendo en riesgo la sostenibilidad de la planta, una vez el Gobierno se reconstruyó el proyecto” y se tiene una producción de 70.000 quintales de harina.

Sobre la planta de cartón, informó que también fue paralizada con un daño económico de Bs 2,2 millones. Ahora se proyecta la producción de 1.800 toneladas de láminas de cartón. También fue paralizada la planta procesadora de leche en Challapata con pérdidas de mercados y ahora se la está reactivando con vista a ampliar su capacidad con una inversión de Bs 18 millones.

También denunció que en gobierno de Áñez se paralizaron las obras de construcción de la planta industrializadora de quinua por falta de pagos. Ahora se comprometió Bs 16 millones para activar su construcción y la consolidación de la exportación a China de 1.800 toneladas.

Arce comprometió la construcción de un complejo industrial de camélidos con una inversión de Bs 152 millones, una planta de litio y otras obras en materia de energía eléctrica. No estuvo ausente en su discurso la lucha contra el coronavirus con el plan de pruebas masivas y el inicio dela vacunación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.