Trabajadores administrativos de la Oficina Nacional de la Caja Petrolera de Salud (CPS) cumplen este lunes una huelga de brazos caídos en demanda de que se les otorgue medidas de bioseguridad, puesto que se sienten desprotegidos ante la pandemia y hubo varios contagios en sus filas.

“Nosotros estamos en una huelga de brazos caídos por la preocupación de que no entregaron equipo de protección personal a todos los trabajadores de nuestra institución”, dijo la dirigente sindical Angélica Palma.

La representante señaló que, de 240 trabajadores de la Oficina Nacional, el 70% se enfermó de la COVID-19 y tres fallecieron.

“Esa es la preocupación no nos han dado vacunas, no nos están dando la bioseguridad para venir a trabajar, siendo que tenemos fallecidos. No tenemos la desinfección”, lamentó.

La dirigente criticó la gestión del Director de la CPS, David Martínez, puesto que consideran que no está preocupado por la salud de los trabajadores. No descartó que se tomen mayores medidas de presión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.